lunes, 25 de febrero de 2008

La Puerta de Alcalá (Sabatini, 1778)


Este monumento madrileño es uno de los emblemas de la capital de España. Se ubica en pleno centro de la ciudad, en la Plaza de la Independencia y cerca de la entrada principal del Parque del Retiro. En la actualidad, la percibimos como un elemento aislado, pero esto no era así en una época en la que todas las grandes ciudades disponían de murallas, es decir, la puerta no estaba exenta, pertenecía a una muralla que ya bien empezado el siglo XIX aún continuaba en pie. Históricamente, era lo que se conocía como una puerta real. Había cinco puertas reales además de doce portillos. Ésta puerta servía de entrada al camino real de Aragón y Cataluña.

El monarca Carlos III, tras ver varios proyectos, encargó finalmente su construcción a Francisco Sabatini, que comenzó la obra en 1774 y la acabó en 1778.

Estructura

Arquitectónicamente, se puede englobar dentro del estilo del neoclasicismo. Se usaron como materiales de construcción piedra caliza blanca de Colmenar (Madrid), granito gris y un fondo de piedra barroqueña, que tiene una altura de 195 cm.
Responde en esencia a una imitación de un arco del triunfo romano, y como tal, se compone de un sólo cuerpo con cinco huecos. Los dos extremos son adintelados y los tres centrales abovedados con un arco de medio punto, el arco central es igual por ambas caras, pero en los demás en lo que sería la parte exterior de la ciudad se colocaron columnas de orden jónico, tenemos un total de diez columnas. En la parte interior estas columnas se sustituyen por pilastras. Hay una cornisa sobre los capiteles que recorre todo el edificio y sobre el arco central un frontispicio de forma circular, en el cual se sitúa mirando al exterior un gran escudo de armas. Sobre este frontispicio y a ambos lados se sitúa la placa con la inscripción latina: "REGE CAROLO III, ANNO MDCLXXVIII ".

Los adornos fueron esculpidos por distintos artistas. Las figuras de niños y trofeos militares colocados en el sotabanco, además del escudo de armas, fueron realizadas por Francisco Gutiérrez. Las cabezas de leones y las cornucopias que adornan los laterales son obra de Roberto Michel.

Curiosidades

El objetivo de dicho monumento era conmemorar y recordar la entrada del rey a Madrid. Se hace necesario decir que La puerta de Alcalá responde a un capricho del monarca, si se puede decir así. Existía una puerta anterior en ese mismo lugar que estaba dedicada a Margarita de Austria, esposa de Felipe III, pero cuando Carlos III llegó a la ciudad y pasó por dicha puerta no fue de su agrado. El monarca desaba un monumento más grandioso y mandó derribarla en 1764, y más tarde mandó construir la que conservamos en la actualidad y que ha sido y sigue siendo testigo de cuanto sucede en la ciudad.

Fuentes: